Google+ EL ASESOR FILOSOFICO: Filosofía Sí <meta content='asesoria filosofica' name='description'/> <meta content='filosofia' name='keywords'/>

lunes, 3 de julio de 2017

Filosofía Sí

Queridos amigos, como ya sabéis, pese al informe de la Unesco, Filosofía: Una escuela de libertad, pese a las colas masivas en Madrid para escuchar al filósofo Slavoj Zizek, pese (o, seguramente, precisamente por) a que la filosofía sigue siendo un instrumento necesario (y único) para procurar un pensamiento crítico y libre (podéis consultar nuestra serie de posts ¿Para qué (coño) sirve la filosofía?) resulta que:

Ahora que termina el curso, en alguna Comunidad Autónoma de España la correspondiente Consejería de Educación se descuelga con alguna peregrina propuesta de incluir algunas materias (en teoría) relacionadas con la filosofía para los cursos donde, previamente, se han cargado su obligatoriedad.  Es decir, hacen lo que siempre hacen cuando quiere eliminar algo (que no les interesa) pero quieren que parezca lo contrario (que lo apoyan): lo proponen cuando es imposible de llevar a cabo (fin de curso) y lo justifican chapuceramente (alegando defender la libertad de opción de los alumnos, cuando no la defienden para otras materias que sí les interesa incluir obligatoriamente). 

Viene todo explicado en la nota de prensa de la REF, que podéis leer aquí.

Cuando no eliminan los mil partidos de fútbol del siglo que emiten cada semana (interés general, claro) ni las programaciones de telebasura, ni los telediarios lavacerebros, pero sí la filosofía, cabe pensar que tal vez (sólo tal vez...) la filosofía suponga un riesgo para el poder, pero no así nuestros héroes nacionales (ese cancerbero que detuvo el gol, ese delantero que metió otro, esa estrella televisiva del último programa por y para analfabetos de éxito; todos ellos con tantas contribuciones en favor de la humanidad) fomentados y amparados por él.
Es curioso que, si la filosofía no sirve para nada, se afanen tanto en eliminarla del sistema.
Cuando, en otras épocas, el poder quemaba libros de pensadores (hoguera, Ïndice de libros prohibidos por la Iglesia, etc.) era por la misma razón:  el poder no lleva a cabo dicho esfuerzo de erradicación contra algo que "no sirve para nada" (no quitan el fútbol), sino, justamente al contrario, su esfuerzo va contra lo que puede mermarlo.
Pero no hay problema, por cada adolescente o ciudadano adulto que tiene por héroe a Aristóteles hay 1000 para quienes su héroe es la última estrella deportiva de turno o el último youtuber analfabeto del momento.  Dicho de otro modo, el poder se alía con un círculo vicioso que le es favorable: alimenta la ignorancia de la ciudadanía, y es ésta la que, a la postre, acude a la hoguera ufana, a quemar esos libros que no sirven para nada. 
En definitiva, la adoración por cada uno de esos héroes de pacotilla del mundo televisivo supone ya en sí una quema.
Quema de libros en Fahrenheit 451

Ahí lo tenéis, como una buena madre, el poder siempre sabe lo que es bueno para ti.  

Si no quieres ser de los que queman libros, ni de los que van a ver el espectáculo de la hoguera...  ¡ni de los quemados!... puedes firmar aquí.

Seguiremos informando

No hay comentarios:

Publicar un comentario