Google+ EL ASESOR FILOSOFICO: Gracias, Nietzsche <meta content='asesoria filosofica' name='description'/> <meta content='filosofia' name='keywords'/>

jueves, 13 de octubre de 2011

Gracias, Nietzsche


El próximo sábado 15 de octubre hará 167 años que naciera, en el pequeño (tan sólo 12 km2) municipio alemán de Röcken, Friedrich Wilhelm Nietzsche.
Como estamos entre amigos, puedo confesar dos cosas: una, que leí su magnífico e influyente Así habló Zaratustra (Also Sprach Zarathustra), 1883 –1891(el libro está dividido en cuatro partes: las dos primeras fueron publicadas en 1883, la tercera en 1884 y la cuarta en 1891), siendo un adolescente ignaro, motivo por el cual no me enteré de mucho (como descubriría más tarde);  y dos, que es un filósofo al que admiro más a medida que pasa el (mi) tiempo y con  cada nueva revisión a que le someto (o, más exactamente, a que él me somete a mí).
                                            English Version of Nietzsche's Thus_Spoke_Zarathustra_Friedrich_Nietzsche_
English Version of Nietzsche’s audiobook Also Sprach Zaratustra, published by the record label Naxos

No quería, pues, dejar pasar esta ocasión para rendirle un pequeño homenaje.

Imaginemos por un instante que Jesucristo no hubiera existido (es decir: que no nos lo hubieran inventado).  Imaginemos entonces que los conceptos de lo bueno y lo malo jamás han estado asociados a un Cielo y un Infierno correspondientes.  Y continuemos: la palabra pecado no hace referencia a nada, no tiene significado, porque este “crimen contra la vida” como lo denominó Nietzsche, jamás ha sido inventado.
¿Qué obtenemos?  ¿Acaso no se te ha liberado la conciencia, hipotético lector de este blog?  ¿No has sentido un ligero estremecimiento de paz y alivio?  ¡Ya no eres pecador por más tiempo!  Tal categoría no existe.  Hemos liberado a lo bueno  y lo malo de su trasfondo moral judeo-cristiano y con ello nos hemos liberado todos.  No más pecado original (¡culpables y condenados desde el nacimiento!); no más temor por ninguna condena eterna; no más moral de esclavo; no más valle de lágrimas…
Tal es la propuesta que nos hace Nietzsche: Dios ha muerto (o tal vez, después de inventarlo, nosotros mismos le hemos asesinado).  Desligados por fin de toda la carga judeo-cristiana que nos ha hecho lo que somos hasta ahora…  ¿qué nos queda?  ¿Por dónde tirar ahora que nos encontramos en un mundo sin aparente sentido?  No nos queda otra que inventarnos unos valores nuevos.  Y, así, ¿por qué no unos que estén a nuestro servicio y no nosotros al suyo¿Por qué no unos que nos proporcionen libertad, afirmación y goce en lugar de sometimiento? 
Eso es lo que Nietzsche nos ofrece: la inversión de los valores (cristianos) –moral de esclavos– en pos de otros que estén Más allá del bien y del mal (1886, Jenseits von Gut und Böse) y que, por tanto, nos sean útiles (ahora sí) para (el goce de) la vida.

Nietzsche Se Créer Liberté -obra gráfica con guión del filósofo Michel Onfray-
“Nietzsche: Se Créer Liberté” es una obra concebida y dibujada por el joven Maximilien Le Roy (Hosni), según un guión del filósofo francés Michel Onfray, y que inicialmente fue prevista para el cine



De igual modo, verdad y mentira no son sino conceptos inventados por el ser humano, convencionales por tanto, que deben también ser superados.  Nietzsche nos mostró el cómo en Sobre verdad y mentira en sentido extramoral (1873, Über Wahrheit und Lüge im aussermoralischen Sinne).
Sí, Nietzsche nos mostró un montón de nuevos caminos que  transitar, caminos para liberarnos, caminos nuevos para una nueva vida y un nuevo hombre (el superhombre).  Pero seguimos sin atrevernos a transitarlos; preferimos, por lo que se ve, continuar aferrados a unos valores morales que nos dan seguridad únicamente porque son los que siempre han sido; seguimos prefiriendo nuestra moral de esclavos pues no nos atrevemos a ser amos, señores de nuestra propia vida.  Seguramente porque en el fondo sabemos lo que también Nietzsche sabía, que los precursores son siempre sacrificados.  Pero disponemos aún de la oportunidad: sólo cuando todos nos decidamos podremos, por fin, ser libres, acoger la vida en toda su radicalidad.  Convertirnos en superhombres. 
Nietzsche y yo os invitamos a todos a hacerlo. 





2 comentarios:

  1. Me parece impresionante la importancia que se le da a un hombre como Nietzsche, porque el defendía la evolución del hombre en un super-hombre.
    Para empezar, críticaba a Socrates y a Platón por corromper la moral y en cierto sentido, estoy de acuerdo.
    Y después defendía a ultranza que lo moral no es lo natural y como lo natural es la vida, lo moral sería una negación de esa vida.
    Hasta aquí todo normal, pero Nietzsche creía que el hombre debía evolucionar mediante un proceso en un super-hombre y según Nietzsche, este super-hombre traería una nueva moral.
    Y yo pregunto: ¿De qué sirve acabar con una moral corrompida para instalar otra, teniendo en cuenta que el nacimiento de un super-hombre conlleva supremacia, es decir, por el solo hecho de ser super-hombre ya es más que un hombre normal?
    ¿Dónde está esa naturaleza que se veía en la vida, porque lo natural es que todos seamos iguales y si verdaderamente somos iguales, no existe, entonces, un super-hobmre o sí como figura divina?

    ResponderEliminar